Bonita fábula
Dice una leyenda: «Vi tantas liebres correr sin sentido, que aprendí a ser tortuga y apreciar el recorrido»
Fui liebre voladora; ahora soy tortuga..tanto que duermo el doble que antes ..escucho y hablo poco o menos..me tomo la vida de otra manera, pausada y gozándola en lo pequeño y no en los triunfos; etapa lineal y discreta.
Las tortugas son curiosas..no puedo imaginar que su caparazón crezca..y que coman carne..parecen prehistóricas..ahí sí que prefiero la carne de la liebre, más blanda y suave..
Dónde están esos cuentos de antes..con esos mensajes de la vida..vamos a recuperar en Verili las antiguos relatos que recordaremos de forma salteada y aleatoria .

Pin It on Pinterest