Estas fotos maravillosas de la naturaleza en explosión de vida y melancolía no volverán hasta el otoño que viene.
En Europa os morís de calor y nosotros empezamos a sentir frío, pero la verdad q yo aún no mucho pues por suerte estoy teniendo mucha actividad y me genera vida y calor.
En la segunda foto, las castañas pilongas me recuerdan por un lado a tanto que jugamos con ellas, al vaciarles el interior y hacer con ellas vaquitas con palillos; mi abuelo nos lo enseñaba y era una maravilla pinchar la castaña pequeña para la cabeza, buscar la del cuerpo, partir los palillos a la medida para los cuernos..también me recuerdan desde abajo a las bolas de polen me recuerdan a los juegos del recreo en el colegio en que siempre había un graciosito que te metía el «pica pica «, como así llamábamos , por dentro de la camisa.

Pin It on Pinterest