No hay nada peor de un viaje agotador que te digan que el vuelo está retrasado un día entero..Tuve que volar a Chile para después volar a Madrid. Muy largo y cansado pero ya estoy en casa. Lo mejor de los viajes es volver al hogar. Impresionante desde la ventanilla del avión la vista de la Cordillera de los Andes; qué miedo esa inmensidad de montañas nevadas. Pensaba en el libro «Viven», que cuenta cómo sobrevivieron unos jugadores de fútbol hasta que los pudieron encontrar.

Pin It on Pinterest