Es el paraíso para cuidarte el cuerpo. Me he regalado tratamiento doble y con unas mujeres que trabajaban en silencio, muy serias y profesionales. La que me arreglaba los pies parecía que se plegaba toda ella hacia delante; me preguntó que si quería belleza..y como no entiendo muchas palabras le dije que sí..y empezó a hacerme un tratamiento intensivo casi quirúrjico..pero qué maravilla¡¡ Nunca en mi vida he tenido las uñas tan bonitas; parecen de porcelana, pero muy sencillas. Atrás quedaron los colores de todos los tipos; ahora pureza y minimalismo. Me las pinto segun mi estado de ánimo y ahora estoy en situación de stand by, de espera. Cada día es un avance. Fue otro regalo del día. Terminó con una orquídea.

Pin It on Pinterest