Envíos gratuitos para pedidos de más de 80€

No hay productos en el carrito

1 Comment

  • Marisa

    Estoy de acuerdo con esa frase hasta un punto, soy de guardarme lo malo, siempre. A veces se necesita un hombro, no hay que llevar las cosas a los extremos, puedes parecer lo que no eres, «omnipotente», por ejemplo. Y el consuelo puede ser un bálsamo.
    Abrazos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *