Ayer viví un día intenso pues mi auto está en el taller y me fui moviendo tipo homeless ..con bolsas por los distintos lugares ya que me «dejaban o depositaban» en capital..fui a varias oficinas a por un coche sustituto y por fin salí conduciendo y buscando la carretera correcta en dirección a mi clase de literatura..ni os imagináis la angustia que viví..con el miedo q me da conducir en coche que no controlo y perdida por los túneles nuevos e interminables que hicieron , en busca de la M30..no terminaban nunca y no sabía si me iba hacia otra dirección..cómo pude rezar a la Virgen para q me protegiera ¡.. casi lloré de impotencia y de miedo pues llegué casi una hora de retraso a mi cita con Cervantes.En cada semáforo preguntaba la dirección y la salida a tomar..la gente muy amable me indicaba y eran ayudas del Cielo..así las recibía..y cuando ya conocí la ruta, descansé pero qué dolor de espalda de la tensión..pues bien, de camino a casa paré en correos nocturno..mi segunda casa, de los tantísimos pedidos que entran en cascada..y al volver, un señor adulto me pregunta, con voz angustiada..que la detecto.. si le puedo ayudar..que está perdido y no sabe cómo salir hacia Madrid..le dije q le comprendía tanto que le iba a guiar, conduciendo yo delante..le conté de lo vivido y le regalé un escapulario que siempre me acompaña..él amoroso me quería corresponder con unos caramelitos..antitabaco..cuando le dejé encarrilado en la carretera..y que mejor expresión, me lanzaba besos a mí y a la medalla..qué ternura vivida y qué suerte es valorar y agradecer la ayuda recibida y poderla devolver con amor +

Pin It on Pinterest