Si alguna vez fuéramos desafortunados de tenerlo todo, seríamos espectadores, y no partícipes de la vida.

Lo que cuenta es el viaje; no el arribo.

El origen de este pensamiento viene de El pequeño Manual» , de una editorial de Lima.

IMG_4337

Pin It on Pinterest