Después de dos años y medio..podría repetir las palabras de Fray Luis de León, quien volvió a su cátedra, y el primer día que se sentó en ella, después de los cinco años de prisión, tenía el maestro la costumbre de recapitular cada día lo explicado el anterior y siempre comenzaba con la frase: Decíamos ayer…Nos juntamos como si el tiempo no hubiera pasado pero habiendo sucedido mucho. Me encanta cuando empezamos en horario escolar y terminamos de madrugada; 6 horas hablando de las vidas de cada una; sonrisas y lágrimas..he vuelto a las segundas..en unas horas madrugo para llevar a mi hijo al fútbol..no tengo un día de descanso de madre ?? Con el jet lag, no me puedo acostar y los madrugones me matan.
Besos+

Pin It on Pinterest