Música y lugar donde se practica el tango.
Mónica, compañera de Borges la canta y baila; su marido dejó de ir a la milonga el jueves por venir a la cena de reencuentro; son fieles siempre y me emociona ver cómo no pasa el tiempo entre todos; vestido de negro impecable, para bailar. Ellos son judíos y me cuentan cosas interesantes de su familia y me hablan en ladino, que es el castellano de los que vivieron en España. Me cantan con orgullo..como si nos remontáramos a nuestras raíces..»piscaría» tus dolores con palabricas de amor..maldita que duermes sola vengo yo a «durmir» contigo»..
Me cuenta Salvador que guarda con orgullo una llave muy grande de metal, tamaño de su mano..que eran las llaves de Toledo, porque Isabel la Católica cuando expulsó a los judíos..ellos se llevaban sus llaves porque querían volver a sus casas..
Me cuenta que el judío no fue comprendido, fue judgado..no les permitían las artes..
Me gusta tanto aprender de la vida de cada uno..
«En la milonga se cabecea..para invitar al otro a bailar..entonces el hombre viene hacia ti..y cómo sabes que sos vos..?..vuelve a cabecear y le confirmas con la mirada y el gesto de aprobación…»
«El hombre dirige, me cuentan..y vos tenés q ser la más fiel..» Esto lo añado yo..se entra en otra dimensión..sólo la música..éxtasis en la mirada..lo confirmo pues después de la cena terminamos bailando tangos..y me dejaba llevar..como otro colega es colombiano, terminamos bailando cumbias..años sin bailar..el cuerpo arrancó..y al final bailé «Olé, olé olé olé..a Sevilla yo quiero volver..a cantarle a la Virgen con fé..olé olé..»