Gracias a la vida que me ha dado tanto. Así me recibieron cantando «mi canción» en una fiesta sorpresa de despedida o mejor dicho de homenaje a la amistad, ya que aunque me vaya siempre estoy presente , pues así lo siento. Los kilómetros afectan al tacto y al abrazo, pero engrandecen el amor. Las quiero con locura. Se habían preparado la letra y se ayudaban de chuleta. Flores Verili; decoración exquisita. Como os cuento tanta intimidad, pues es más fácil acertar pero basta alguna bloguera que se percata de todo para apuntar mis gustos..verdad Ana? . Brindamos con vino y celebramos con una cena delicada, mimada y hecha con mucho cariño. La organizadora fue Almudena y fue un regalo que no olvidaré. Su ilusión;su casa; su familia implicada; marido cocinero; sus hijos hicieron dibujos, leyeron y hasta tocaron música. Ningún otro 21 de Enero será igual.

Pin It on Pinterest