Ternura me provoca escribir esta palabra; ya no las hay..el diario de hoy viene a cuento porque me pidió una mujer argentina que si le podía indicar buen negocio de telas ya que en su país están paralizadas las importaciones..después de consultar a nuestros mayores, me dicen que han cerrado la mayoría de las tiendas donde antes recuerdo se iba a elegir la tela que luego la modista encargaba con su descuento..algunas quedan por la zona de Atocha.
Recuerdo pasar alguna tarde larga en alguna casa de costurera..con muchas revistas y patrones..ella con su bola de alfileres, q se metía en la boca..y no se los tragaba ¡..esa especie de tiza para marcar lo que había q cortar de sobra..y el hilo de hilvanar..tan gorda la bobina..
Luego entregaban su pieza en papel de seda y esperando que no hubiera que volver a retocar..