No de café ni de viento. Me refiero a las flores del campo que crecen en esta época. Los veía junto a las flores moradas y era un espectáculo. Recuerdo que de pequeña tomábamos aire y soplábamos de golpe para ver si conseguíamos que se fueran todas las plumillas o polen que forma la bola blanca. Ahora soy tonta, pero me da pena arrancar cualquier flor que crece de forma natural.

Pin It on Pinterest