Hoy es ese día del año en que me siento triste porque ya se terminó la Navidad. Ayer comimos en casa de mis padres 80 personas de familia ¡¡ Impresionante la reunión y la maravilla de poder celebrar con tanto amor. Es una tradicición de hace años celebrar el cumpleaños de mi padre con hijos, tíos , sobrinos y ya muchos nietos..más dos que vienen en camino; qué felicidad celebrar la vida alrededor de una comida burgalesa..va por ti Arantxa..judías, morcillas, arroz..Es por eso que me da bajón lógico. Me gusta brindar y agradecer a mi madre el trabajo de cocinar todo y de preparar el día con tanta antelación para que nada falte. Conforme vamos siendo mayores, más valoramos el esfuerzo de las madres.

Pin It on Pinterest