Hoy compré un pollo de esos ricos que vienen asados y tostados y que muchas veces no merece la pena preparar en casa. Tuve amigas a comer y siempre suele gustar lo primeros las patas, las alas y lo que menos la pechuga; a mí me pasa así pues con esta última me cuesta tragar ya que es más seca.
Por cierto, esa imagen del pollo dando vueltas me recuerda a los dibujos de Carpanta..

Pin It on Pinterest