Hoy en Argentina se celebra el día del Niño por nacer.
Desde la fecundación estamos frente a un nuevo ser humano, con vida única, irrepetible. Desde su inicio, esa vida es sagrada e inviolable, para siempre.
Nadie tiene derecho a manipularla, ni a destruirla, ni a eliminarla.
Por el contrario todos somos responsables de garantizar su normal desarrollo. En todo momento debemos proteger a esa criatura, que naciendo a través de dos personas, madre y padre, es signo de la presencia amorosa del Dios Creador y Dador de vida.
Las mujeres embarazadas tienen muchos privilegios y además de tener la mejor plaza de garaje en los lugares públicos, también tienen una caja especial en el supermercado, donde no esperan ellas ni las madres que llevan niños en sillita.

Pin It on Pinterest