Porque no ha nacido. En Buenos Aires se ven Portales de Belén de los bonitos y tradicionales. No ponen al Niño Jesús hasta que nace y lo hacen las familias la noche de Nochebuena.Me parece más lógico, pero ésa no es nuestra tradición pues recuerdo de pequeña y ya de madre, poner el Nacimiento y preparar primero el paisaje, con río de papel de plata, montañas de corcho y musgo del campo; después colocar a los pastores, con una ilusión sacar las ovejas, los patos y pollitos de cada año y ya el cerdito más aún; da igual si unos eran más grandes que otros; luego el Portal, con todos dentro, para que el Niño Jesús estuviera bien caliente y por último los Reyes al fondo, que cada día acercábamos. Para terminar, la harina ( el harina») espolvoreada y los dibujos del cole y felicitaciones alrededor.Ah¡ y la estrella que hicimos en manualidades. No le solíamos poner luces por temor a que se quemara.