Segundo día en mi ciudad del alma. Muy intenso. No tengo internet, así es q vengo pr la noche a la compu de marina, en su consultorio dental, para escribiros lo del día siguiente..Amanecí al alba, por trabajo de mi esposo y ya me fui a hacer análisis de sangre, citas médicas y fiesta de la vida. Fuimos muchos y cada encuentro fue un regalo. Una felicidad.
Nada más salir del avión, olí y reviví. Cada cual trajo «a la canasta» comida y beida; masitas ricas y siempre caprichos de repostería argentina. El jamón serrano se quedó en la heladera de casa.
Besos. Hoy me espera otro día intenso ya que aquí me «hago el color» (tinte) e iré con los chiquitos down a basket..ellos no lo saben..lo que los voy a abrazar..
Bs+

Pin It on Pinterest