Siempre alguien de la familia o del cole las tenía..las niñas las esconden con el pelo, pero siempre había algún compañero al que atacaban por sus defectos físicos y yo lo pasaba fatal pues nunca soporté esa maldad colegial..conmigo se metieron hasta los 16 porque no creía..era diminuta..y lo que pude sufrir..volviendo a las orejillas..ayer me trajeron de vuelta a mi cuarto hijo..a la mascota de Verili..nuestra Emily..ay que graciosa..volvió con orejas cambiadas..disparadas..y con otros hábitos de sus compañeros perrunos..está igual de linda y de buena..dimos un largúisimo paseo nocturno reconfortante y ya por la mañana volvemos a la marcha..ya estamos casi todos al completo.

Pin It on Pinterest