Ese instrumento musical tan grande, necesita billete y ocupa un asiento del avión. Su dueño lo cuidará como a su mejor amigo.
No tengo mucha sintonía musical; me hubiera gustado haber mamado algo de música clásica; yo tampoco lo inculqué a los míos.

Pin It on Pinterest