Este mensaje lo pusieron estas Navidades en una alhambrada que limita una rotonda por la que pasa mucha gente a diario. Es muy original pues está hecho con vasos de plástico metidos en el hueco y quedan a modo de pinchitos de esos que jugábamos de pequeños para hacer siluetas o formas al clavarlos en un plástico con agujeros..
Se nota en la foto el mal tiempo que hemos vivido en Madrid.
Amo la vida y siempre me propongo cada año sonreir pero me cuesta cuando no tengo paz.