Mientras os escribo mi familia juega. No me deja subir la foto reservada y tampoco el tema del día.
Escucho los sonidos de los dados y me acuerdo de cómo los tiraba cada hermano en mi niñez..siempre uno los lanzaba tan fuertes que tiraba las fichas del tablero..yo lo hacía tan suave que siempre me salía lo que no quería..me podía pasar jugadas eternas sin salir de casa ( guarida del parchís). Siempre un hermano comía a todos y contaba tanto que terminaba el primero..otras veces soplábamos el cubilete para q nos diera suerte o también hacíamos mover los dados fuerte y sonaba sin parar a modo de cencerro..Otras veces deseabas terminar y no podías porque la partida era eterna..También debo nombrar al que tenía mal perder y se enfadaba y de repente estropeaba la jugada y yo terminaba llorando..
En Argentina no se juega al parchís, o al menos lo llaman de otra forma. Aquí jugamos porque no hay internet ni televisión, lo q permite volver a las cartas y juegos de mesa.
Felicidades a las Martas y Beatrices..un día como hoy ya estaba casi con la maleta para ir a la playa..

Pin It on Pinterest