El mejor libro de moral que poseemos es la conciencia y es el que debemos consultar más a menudo.