Así decíamos cuando la pierna estaba escayolada; escayola que se llenaba de dibujos y de firmas de los amigos; qué gusto cuando te la quitaban y qué picor después..
La abuela paseaba a su nieto con «este protector» pues la verdad es que en Buenos Aires la gente pasa muy rápido «por las veredas» y más a la salida del colegio; cruzamos la calle Santa Fé muchas personas cada día.
He conseguido haceros sonreír..? Una vez a la semana os regalo foto con chispa de la vida.

Pin It on Pinterest