Vamos a empezar la semana con humor..Así me pintaba las uñas de los pies cuando empezaba mis vacaciones de verano..era tal la necesidad de descanso y de liberación que en el coche de camino a Cádiz, apoyaba los pies en la guantera y decoraba las uñas con mucha vida; estamos hablando de hace 10 años..era una locura pues recuerdo que en la playa la gente no me miraba a la cara y sí directa al suelo..y esto a mí me hace mucha gracia..y los niños que gateaban por la arena del mal, venían a tocarlas..y en un viaje a una isla donde había iguanas ( Turks and Caicos), me tuve que tirar al mar porque se lanzaban como locas..
El tema de hoy nace porque aún sigo llevando sandalias y me gusta mucho apurar y tener los pies al aire hasta que definitivamente pase al calcetín y de ahí irremediablemente a la bota..

Pin It on Pinterest