Que sólo se encuentran en San Telmo, donde iré hoy por la mañana. Me gusta mucho pasear algún domingo que puedo entre puestos de antigüedades, donde se vende absolutamente de todo. Hace muchos meses que no voy y será un regalo para mis sentidos.Ya tengo la batería de la cámara cargada. Las súper gafas Verili no volvieron. Habrá que seguir con el «ajuar»..
Madrugaré para acompañar antes a las niñas down en la carrera que se celebra en Libertador; seré «abrazadora» pues la esperaré en la meta y les damos el abrazo de oso que necesitan después de tanto esfuerzo. Ya habrá día dedicado a ellas. Me relamo pensando lo que voy a vivir en unas horas. Es increíble pero ya estoy llena de vida y olvidé radicalmente el pasado, además de que estos momentos me inyectan de todo en mi alma.

Pin It on Pinterest