Seguimos comiendo..esta semana no he visto más gente comer pipas..desde la cancha el domingo hasta los entrenamientos diarios de fútbol con mi hijo..No quería caer en la tentación hasta hoy..pues uno empieza y no para..sentada en las gradas, los de mi alrededor animan a sus hijos mientras chillan y comen pipas..unos las escupen al suelo directamente de la boca, otros las depositan en la mano y de ahí al suelo..ay que me duele ver manchar el suelo así como así..y otros, los guardamos en la mano hasta q encontramos una papelera..Le ofrecí al señor de al lado y me dice que no, que ya ha comido muchas..muchas horas de espera, intuí..esto combinado con libro a la vez es menos concentrado pero a la vez apetecible.

Pin It on Pinterest