Ha sido reencontrarme con mi familia. Me quedo con dos momentos: los paseos que nos hemos dado mi segunda hija y yo , agarradas del brazo y con su perra Kun y segundo, las carreras que se «han metído» este animal de asfalto en el jardín corriendo con su amo pequeño y tirándose los dos por el césped agotados y felices.
Al final, uno piensa que se pierde la vida y se revisa un mes muy rápido y todo sigue igual; más o menos..
Sobres, cartas y letras escritas por mis amigos de allá me han inundado el corazón. Ya no se escribe de puño y letra..pues esta vez así y con regalitos manuales hechos con infinito amor. Vuelve pronto, es el resumen de los envíos.

Pin It on Pinterest