Son esos momento en que se me congela el alma. Cómo le cuidaba su «cuidador»..Vuelvo a homenajearles por su trabajo y entrega. Les pregunté si «precisaban» de mi ayuda para entrar en la iglesia y me respondió que no, que iban cada mañana a hacer ejercicio en esas escaleras, para que moviera bien las piernas..No es precioso??

Pin It on Pinterest