No salgo glamurosa pero sí graciosa; eso pretendo hoy, para animaros y así sacaros algún comentario..Recuerdo ese día de calorazo y de mucho dolor de pies pues aquí no paro de andar. Hacerse la pedicura «con belleza» es un placer de los dioses; casi es una intervención para dejarlos como de japonesa.
Hasta la peluquería elige los instrumentos de color Verili; qué chistoso, como dicen aquí..Y la espuma, qué genial ver cómo iba creciendo más y más. Otro día os muestro a la señora de en frente mío que mientras le arreglaban los pies ella hacía punto (tejía) y además, un jersey color ..?? ése ¡¡

Pin It on Pinterest