Con esta bonita cesta despido el verano; las vendían por la playa y las entregan en cucuruchos, de los cuales las vas comiendo; a mí no me gusta comprar comida en cualquier lugar por mis escrúpulos con la sanidad ya q cuido mi alimentación.
Hoy regreso a Madrid..dejo mis tardes benditas en la playa..sin siestas en ella este año..algunas históricas en cama..necesitaba ver el mar y me he dedicado a escribir..muuucho..he leído menos de lo esperado y he paseado fuerte por las mañanas con Emily.
Resumiría este tiempo vivido con la palabra silencio y paz; alegría y mucho amor.
Adiós a los sonidos de las palas y las pelotas, de los niños maleducados ( cada vez más) que chillan en la playa..a los vendedores que pasan ofreciendo vestidos..a las parejas que provocan innecesariamente al resto , dando mal ejemplo, a mis paseos entre hibiscus de vuelta a casa..con sus flores caídas..a mis cafés matutinos con otro sabor, a mis carreras escuchando «Bendita tu luz» una y otra vez..a las comidas familiares sin prisas y con amor en cada plato, al relax, a la no prisa, al descanso de mente..adiós Cádiz..Violetas..adiós+

Pin It on Pinterest