En dos semanas estoy dando botes en la clase de basket con los chiquitos down..en mi Buenos Aires del alma.
Esta foto indica que corrí la maratón solidaria con ellos y con toda la ciudad que flota en amor.
Mi cara es realmente el reflejo del alma. Son momentos q no se puedn expresar con palabras..y vuelven..cada cual, mejor..pues aparezco de sorpresa y nos fundimos en abrazos..sólo de pensarlo, me regocijo.

Pin It on Pinterest