Impresionante cómo me cambió la vida en esta semana. LLegué cansada y con miedos y hoy domingo hará una semana que aterricé en mi Buenos Aires querido. Me llené de amor y de fe. Me voy con la sensación plena de que estoy curada; por fin así me siento. Ahora sonrío sin parar; estoy libre y llena de amor puro.
Después de cuatro días de aislamiento, ayer me purifiqué más si cabe; me «hice el color..» pues antes lo tenía prohibido por el no yodo..canas fuera..; me hice Itv de uñas de manos y pies, me depilé..esa sensación íntima que os cuento de sacar todo lo malo hasta de los pellejos de la piel..todo lo q pudiera quedar radiado, out of my body ¡; pintura de uñas en color lila claro y fuera lo oscuro..paseo por el campo entre pájaros locos de contentos y los árboles con sus frutos que empiezan a tornar al otoño..mi libro como en los viejos tiempos..ensalada con salmón..y alcaparras¡¡ tantos días sin sal y ahora me premié..teatro, cena con amigos..cuánto premio para los sentidos.
En horas regreso y apuro los días que me quedan de regalo; aún mucho por hacer.
Os quiero a todos y os agradezco el amor que me disteis.Besos llenos de vida con estas lavandas frescas que me trajo el Padre Eduardo..todos, todos enverilados; qué bueno es esto que vivimos +

Pin It on Pinterest