Las cosas más pequeñas y cotidianas son las que hacen la vida tan espectacular.