Si te miras en el espejo cuando sonríes, podrás darte cuenta que mientras tus labios sonríen, tus ojos permanecen duros y hostiles.

Cuando uno sonríe verdaderamente , los ojos sonríen también. He aquí la clave de la simpatía.

Charles Roth

IMG_6676

Pin It on Pinterest