Lo aprendí sobre los rinocerontes en el maravilloso Zoo de Buenos Aires.