La última de las tres misiones diarias para evacuar a los doce niños y su entrenador atrapados desde el 23 de junio en la cueva inundada de Tham Luang, en el norte de Tailandia ha concluido con éxito.

We’ve done what others thought impossible’: Head of Thai cave rescue operation

No nos olvidemos del buzo que murió en el intento y agradecemos a todas las personas que ayudaron para lograr este buen fin.

He llorado al ir buscando datos sobre la noticia, para comunicar con la mayor exactitud.

Me ha recordado al caso de los mineros chilenos.

Que estos niños no cambien ante la avalancha exterior y ojalá se queden con el mensaje positivo de lo vivido.