Sequita me tenéis de tanto contar. Ya no sé de qué hablar..
Bueno, pues esta noche he tomado unas sardinas a la brasa riquísimas y noto el bien que me hace la sal marina y las proteínas. A mí no me gustan con la mano por el mal olor. Pero qué sed ¡¡ Los que os vayáis a la playa en breve, disfrutaréis de estos manjares sencillos pero de siempre; nada de cocina rebuscada ni tortilla de patata que viene en una espuma y el huevo aparte.

Nuestro caballero Vicent seguro que hoy nos saluda. Bienvenido, amigo.

Pin It on Pinterest