Aprovecho estos días la playa hasta que se pone el sol, gracias a Dios poderlo disfrutar..me queda hoy y mañana..

Sigo en mi línea de pareo a modo de toalla, pelo desordenado, bronceado natural y libro..ya no siestas y sí charleta con alguien pues hay que hacer de todo. Me hubiera gustado llevarme “ leídos “ mis deberes..pero nada..nunca cumplo..estoy con uno largo que exige meditación y no avanzo tanto.

Al subir hacia mi bici, veo un hombre que lleva un perro de la ONCE ( org nac de ciegos) ..tierno, cachorro y juguetón..hablamos y me cuenta que es el único perro que puede entrar libremente en la playa..que puede entrar en cualquier lugar, salvo a un quirófano..que tienen que acompañar a la familia que los acoge durante un año a todas partes..que es uno más ; no pueden quedar solos más de dos horas y siempre tienen que estar activos para aprender cada detalle a la hora de cumplir su misión..le digo que con tanto amor entregado y recibido al perro adjudicado, qué pena les tiene que dar entregarlo después..y me responde el título de hoy: “ Son los ojos de un ciego”..sobrecogida de amor ante la respuesta..feliz se iba esa familia con su can..vaya lección de amor.
A continuación recibo un mensaje de Argentina escrito por una amiga, en que me pide un bastón llamado Madrid..que lo venden en la tienda de la Once..a nuestra amiga Pame, que es invidente..no os parece impresionante ? Veremos si se puede..ojalá..ternura total cuando pide que le escriban ..no poder escribir ya es otro mensaje de agradecimiento para hoy..que si no puede ser el bastó, al menos la bolita de abajo que por el uso se desgastó..lloro de amor.
Llevo días llorona..pero tranquilos que lloro de amor..

Al escribir el diario de hoy, recordé el tango Viejo Ciego..ya pronto estoy ashá para desgarrarme de amor con la tonada argentina.

Pin It on Pinterest