Inocentadas

Qué risa. Por suerte tengo un hijo tan simpático que se ha dedicado a gastarlas. Cuando escribo este diario de mañana, aún tenemos que esperar a que el resto de la familia se lave los dientes, pues les ha puesto sal en los cepillos. Ha llamado a sus abuelos y primos,...

18 años

Tenía el amigo de mi hija. Una mayoría de edad recién cumplida y tan soñada para la juventud, pero segada de golpe el sábado en la noche madrileña. Un amigo querido para ella y cuya pérdida llora con desconsuelo. Una distancia que agranda el dolor y que como madre me...