Mandela

Ayer, después del día intenso de fútbol, dormí una larguísima siesta profunda de casi 4 horas y si bien me obsesiona aprovechar el día y que no oscurezca, esta vez fue regenerador y gratificante. Después vi la película In Victus, de Clint Eastwood, que llevaba tiempo...