Inocentadas

Qué risa. Por suerte tengo un hijo tan simpático que se ha dedicado a gastarlas. Cuando escribo este diario de mañana, aún tenemos que esperar a que el resto de la familia se lave los dientes, pues les ha puesto sal en los cepillos. Ha llamado a sus abuelos y primos,...