Princesa de Kangasala

Katja tenía 6 años y sonrisa angelical, así la recuerda su padre en dicha ciudad finlandesa. Sonreía ilusionada, con la maleta preparada para irse con su abuela a la Costa del Sol, ya que se había jubilado y sus compañeras de trabajo le regalaron el viaje. Planearon...