Ni loca ¡

Atención al vídeo del metro de Japón..y a los encargados de empujar esos cuerpos benditos y entregados dentro del vagón..qué locura..me deja pensando y valorando lo bien que vivimos en Madrid y en otros muchos lugares del mundo.