Para ¡¡

Para ¡¡

Así de corta la palabra; lo mismo que para los caballos sooo ¡¡. Hay veces que el cuerpo te dice grita y te pide que lo hagas. Cierto es que no le hacemos mucho caso y seguimos; siempre podemos más. Hoy os invito nuevamente a sentarnos en este banco, en este espacio...