A comeeer¡

Como hemos pasado unas navidades encerrados en casa, ese plan de comidas fuera que alivian mucho a la cocinera, han sido sustituidas por mí venga a llamarles a comer o a cenar. Odio el olor a frito y no me gusta lavarme el pelo cada día, pero he sentido todo el rato...