Se lo dicen a Kun. Sus amigos le buscarán este domingo por la Recoleta y no saben aún que ayer dejamos Buenos Aires, pero no Argentina.
Me provoca llanto todo lo q es tierno y es que ha sido tanto el amor recibido que veo la foto y «me quiebro»..cómo me gusta esta expresión..quebrar de dolor..no de huesos,por suerte, aunque me duelan.
Pequeño rebaño de canes, ya volvemos pronto. Kuncita es argentina de sangre y de corazón. Ella está con la mujer que nos cuidó con amor durante este año; se fue a su casa a modo de despedida; lo hacía dando saltos de alegría..me recuerda a cuando éramos pequeños e íbamos al pueblo de la persona que nos criaba..y cómo no, aprovecho para saludar a «mi Feli» , que lleva unos días fuera y no escribe y la extrañamos.

Pin It on Pinterest