Me gusta guardar a medio escondidas..un caramelo, un capricho, algo rico de comer que no se pasa..un billete de una vuelta de pagar algo..así cuando no lo busco me lo encuentro y me da alegría o cuando tengo necesidad, lo busco..y aparece..
Ayer hice recados y llegué tarde a comer a casa..me moría de hambre..de repente me encontré una chocolatina de chocolate blanco ¡..recuerdos de mi infancia..que las compro para meter a mi hija en su bolso..a modo de «tesoro escondido» ( ella no lo espera y se lo encuentra a mitad de mañana en la universidad..) y estaba en el lateral del coche para mi hijo cuando le busco en fútbol..vaya sorpresa..me tomé un trozo con hambre, otro para saborearlo..otro para fundirlo en la boca y el cuarto en la palanca de cambios para después de hacer compras encontrármelo..si puedo lo administro para gozarlo a modo del abuelo de Charly y la fábrica de chocolate..

Pin It on Pinterest