Cuántas veces nos ha desteñido algo y nos ha dado mucha rabia. Desde algo de ropa por haberla puesto mal en la lavadora a una gota de lejía a una mancha de tinta cuando nos estallaba el cartucho de la pluma en el cole..
A mí me pasa con el guante de golf, que me lo regaló un amiga de color morado oscuro; perdón, Verili fuerte y con el sudor, cuando me lo quito parece que me han estallado las venas de la mano y pasa el tiempo y no para de desteñir..La última tintada la han sufrido mis pies, que tan lindos quedaron con la belleza y pedicura que he estrenado unos zapatos maravillosos y comodísimos que me dejan la planta negra heavy metal y lo peor es que no se va ni restregando con jabón ¡¡. Son de una marca muy buena y alucino que pueda pasar esto..son los más cómodos que jamás haya tenido así es que tendré que comprar pikis,,y eso es tema para otro día; me río sólo con recordarlos..
El tinte del pelo que necesitamos para lucir guapas, el tinte que nos trae los trajes de vestir perfectos, el tinte de té que hacía para teñir cordones..tiñamos el día de hoy.