Como ya estoy volviendo a mi Buenos Aires querido, adelanto la realidad que allá se vive. He pasado de ciudades lijosísimas con orden y mucha limpieza a mi segundo hogar..a la realidad..el cambio es muy fuerte.
Recordáis aquel Todo vale en que un chico lavaba la moto en plena calle? qué risa, con jabón, mucha espuma, cubos de agua..pues esta vez la bici es más discreta, pero no me imagino a mi padre o abuelo arreglando una en mitad de la calle Serrano, por ejemplo.
Me vuelvo a reír y me gusta mucho la vida y la gente original, simpática y sin pensar en qué dirán los demás.

Pin It on Pinterest