Hacía mucho que no os contaba de nuestra Argentina querida; estos detalles que me hacen mucha gracia y que si bien indican poca mejoría, a mí me hacen reír. Tocaba un diario gracioso.
Forma chapucera de arreglar el dedo del maniquí..Yo que tuve dos tiendas ni imaginarme quiero verlo así en plena calle Almirante..aquí pasas cada día y sigue igual en pleno barrio de Recoleta.
Os escribo el diario de madrugada y hay mucha gente en la calle con tambores chillando y celebrando el triunfo de algún equipo de fútbol..siento demasiado conformismo, como ya hemos comentado más veces. Así no se puede..

Pin It on Pinterest